Escuela Técnica en Servicios de Hospitalidad

Damos Sentido a la Vida a través del Servicio

Valor al trabajo

BLOG • por

A manera general podemos decir que el trabajo es un derecho al que todos los hombres y las mujeres debemos acceder para lograr un bienestar personal, familiar y social; al mismo tiempo es una actividad que debe realizarse libre y conscientemente, ya que el trabajo nos da la condición de ser trabajadores y esta nos vuelve más humanos. Y finalmente es una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

El trabajo es también algo tan cotidiano que muchas personas no lo valoran, para algunos puede ser una rutina, una obligación y/o una necesidad. Para nosotros, en El Pinar, hablar de trabajo es sinónimo de oportunidad; es decir, la oportunidad de acercarnos a Dios, de ofrecerle a él una de las condiciones que como ser humano nos dignifica.

San Josemaría Escrivá de Balaguer nos habla de la importancia que tiene el trabajo en la vida de los hombres y mujeres, la cual radica en que nos posibilita para ser santos en medio del mundo; así lo menciona

“Dios nos ha llamado a todos para que lo imitemos; y a vosotros y a mí para que viviendo en medio del mundo, siendo personas de la calle; sepamos colocar a Cristo Nuestro Señor en la cumbre de todas las actividades humanas y honestas” (Escriva de Balaguer, 1992)

Dios no nos pide que dejemos todo por servirle, al contrario nos llama a hacerlo desde el lugar que ocupamos en el mundo, buscando a través de nuestro trabajo que más personas conozcan el amor de Dios.

El valor del trabajo surge de nuestra necesidad de agradarle, de brindarle a él lo mejor que tenemos, por eso debemos desempeñar nuestro trabajo buscando siempre hacerlo lo mejor posible, un trabajo bien realizado es una oración elevada a Dios.

Debemos valorar nuestro trabajo, pues nos brinda un sustento y un crecimiento; sin embargo, lo más importante es que debemos valorarlo porque es la manera que Dios nos ha dado para ser dignos de él, para santificarnos en el mundo, ahí donde las personas, no creen, no aman, no valoran, es ahí donde nosotros debemos de plantarnos para realizar un trabajo ejemplar, que a los ojos de los demás solo sea hecho por el amor que le tenemos a Dios.

Escriva de Balaguer, S. J. (1992). Amigos de Dios. México: Minos. Recuperado el 30 de Marzo de 2016